jueves, 23 de enero de 2014

5 ideas para fomentar mentes creativas

En un artículo de La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) titulado "Yo no quiero ser princesa. Quiero ser física cuántica y estudiar la antimateria" y escrito por Julia A. Ávila Jiménez, se plantea la necesidad de fomentar mentes creativas. El artículo hace referencia específicamente a descubrir futuros científicos en niños y adolescentes. Sin embargo, algunas de las ideas presentadas son aplicables a toda carrera universitaria, dado que las mentes creativas son necesarias para el avance de toda disciplina. Veámoslas a continuación:


"Sistema educativo abierto, que potencie la creatividad y no la entierre"

Las universidades se están acercando lentamente a los sistemas educativos abiertos. De un puñado de carreras universitarias existentes a principios del siglo pasado, pasamos a una explosión de carreras diferentes desde los años setenta. Se reproducen las materias optativas en las carreras de grado y explota también un abanico de posgrados que personalizan la formación académica. Estamos a un paso de que los planes de estudio sean tan variables y personalizados que los títulos ya no puedan ser definidos genéricamente y requieran representar de alguna forma la particular formación de cada alumno. El proceso es lento, quizás más de lo que debería, pero también inexorable.

"Sistemas evaluativos donde se valore el proceso para llegar a la solución por encima de ésta"

La solución es importante, pero muchas veces es más importante el proceso para llegar a ella. Por ejemplo, los exámenes de solución múltiple no evalúan en absoluto los proceso, sino que sólo se centran en los resultados. Los alumnos suelen estar más preocupados por aprobar los exámenes que en aprender, de forma que debemos evaluarlos de tal forma que pierdan el miedo a la calificación y se centren en el proceso de aprendizaje. Y para ello, debemos centrar la evaluación en el proceso. Hay muchas formas de hacerlo. Una alternativa es el uso de un portfolio o portafolio preparado por cada alumno que evidencie su propio proceso de aprendizaje. 


"Fomento de la paciencia en el alumnado"

En mis clases noto una tendencia a abandonar la búsqueda de una solución en la primera complicación que se les presenta. La paciencia es una virtud que debemos inculcar en nuestros alumnos si queremos que sean realmente creativos. Lo que hago desde mi lugar de docente es charlar abiertamente sobre este problema, con el mayor tacto posible.

"Actividades científicas realizadas en las aulas, más allá de la propia teoría"

Esta frase requiere una adaptación. Diría, "actividades prácticas realizadas durante la cursada, más allá de la propia teoría". Las exposiciones magistrales deben ser reducidas al mínimo indispensable, porque los alumnos suelen aprovecharlas muy poco. Y trabajar en actividades centradas en los alumnos, con la mayor cercanía posible a los problemas de la vida real. Por ejemplo, en una clase de Recursos humanos, para el tema "incentivos" solicité que, en grupos, elaboren un sistema de incentivos para una empresa real que conozcan. Tiempo después uno de los alumnos me comentó que la empresa en la que trabajan habían implementado el sistema que desarrollamos en clase, a propuesta de él.

"Trabajo de determinados temas desde el punto de vista de la indagación"

Los problemas en la vida real no suelen ser muy evidentes en cuanto a su causa. Trabajar con la indagación puede ayudar a encontrar toda la información necesaria para encontrar una solución satisfactoria aun problema. El método de casos, cuando requiere que los estudiantes soliciten más información para buscar una solución es una buena herramienta. También las entrevistas a expertos en cierta materia realizadas por los propios alumnos.


Estas cinco ideas buscan no sólo potenciar la creatividad, sino también fomentar el pensamiento crítico. Ambos son imprescindible si queremos formar profesionales de excelencia.