jueves, 9 de mayo de 2013

¿Es TRAL una red distribuida?

Hace unos días, Paola Dellepiane me hizo una pregunta que me movilizó mucho:

"Comparto una reflexión/pregunta que me deja tu lectura: ¿podemos considerar a TRAL como una red distribuida?"

Mientras escribía la respuesta, me comenzaron a surgir algunas ideas cuyos desarrollos me parecieron demasiado extensas para una respuesta en dicha publicación. La culpa la tiene la mano experta de Paola, cuyas  reflexiones/preguntas siempre me hacen pensar mucho.

Tipos de redes

Hemos visto que existen tres tipos de redes: centralizadas, descentralizadas y distribuidas. Esta clasificación es muy útil para comprender la realidad. Por ejemplo, nos permite comparar el grado de vulnerabilidad de cada una. Así, las redes centralizadas son más vulnerables porque dependen de un único nodo. Las redes descentralizadas pueden sobrevivir ante la desaparición de un nodo principal, pero perdiéndose una parte importante. Y finalmente las redes distribuidas son más estables porque no tienen nodos principales.

Ahora bien, en las relaciones humanas, esta clasificación es una gran simplificación de la realidad, a tal punto que son más bien ideales que realidades. Por ejemplo, si siempre doy clases con exposiciones magistrales, estoy estableciendo una red centralizada. Sin embargo, los alumnos siempre tienen intercambios entre sí, pudiéndose establecer relaciones estables en el tiempo independientes de mi clase.

Entonces, TRAL, ¿es una red distribuida? En parte sí y en parte no. Veremos por qué.

La evolución de TRAL

Imagino que TRAL comenzó como una idea de una persona o un pequeño grupo de ellas que comenzaron a tejer relaciones con instituciones educativas. En esta etapa tendía a ser una red centralizada.

Luego comenzamos el curso y las personas involucradas en la organización se repartieron el trabajo, con los cual se generaron varios nodos principales. Esto le dio características de red descentralizada.

Al comenzar a generar blogs, participar en Twitter e incentivarnos a tener contactos entre nosotros, los participantes, TRAL comenzó a tener características de una red distribuida.

Por ello considero que TRAL tiene características de los tres tipos de red: una coordinación centralizada, una delegación de tareas generándose varios nodos principales y un tejido de relaciones distribuidas en constante evolución.

Pero falta un paso más: la finalización del curso. El resultado implicará la desaparición de una coordinación principal, el desdibujamiento de los nodos principales que se confundirán con el resto de los nodos y la permanencia de una red remanente que tendrá características de red distribuida. Sin embargo, incluso en ese estado, no será una red distribuida pura: naturalmente habrá algunas personas que actúen activamente más que otros y asuman, parcialmente, el rol de nodos principales.

En conclusión, las redes sociales no suelen ser puramente centralizadas, descentralizadas o distribuidas. Pueden tender hacia uno u otro tipo, pero no dejan de compartir características de más de una.