domingo, 26 de enero de 2014

La mariposa de Austin y la excelencia académica

Acabo de ver un video titulado "Austin's Butterfly: Building Excellence in Student Work - Models, Critique, and Descriptive Feedback" (que podría traducirse como "La mariposa de Austin: contruyendo la excelencia en el trabajo de los estudiantes. Modelos, crítica y retroalimentación descriptiva"). Publicado por Expeditionary Learning. Si bien los protagonistas son niños pequeños, las conclusiones son válidas para la enseñanza universitaria y lo puedo demostrar con una experiencia personal que contaré a continuación. Aunque primero les dejo el video.



Expeditionary Learning from Expeditionary Learning on Vimeo.

Para una descripción del video en español y una muy interesantes conclusiones a partir de él, recomiendo el siguiente artículo: La mariposa de Austin. Una lección de excelencia educativa.

En resumen, en el que dejo importantes conclusiones fuera, a partir de un primer dibujo de una mariposa, las críticas de los compañeros ayudan sucesivamente a realizar una mejor versión hasta lograr un parecido asombroso si consideramos cómo fue el comienzo. Esta forma de trabajo colaborativo es aplicable a la educación universitaria en forma directa, sin ningún tipo de adaptación. Para comprobarlo, les voy a relatar una experiencia originada en una clase que dí el año pasado.

Corresponde a una materia que trata sobre los recursos humanos en las organizaciones. El tema del día eran las compensaciones o remuneraciones dadas al trabajador. Dentro de la clase, hablamos acerca de los incentivos. Y es ahí donde surgió la siguiente experiencia.

Dividí la clase, de menos de veinte personas, en cuatro grupos. Cada grupo tenía que diseñar un sistema para incentivar a los trabajadores de cierto sector de una empresa existente, en la que uno de ellos trabajara. Uno de los grupos eligió un asunto complejo: trabajadores de logística. Como la respuesta inicial no fue evidentemente satisfactoria (fue la primera mariposa, digamos), con la participación de toda la clase, comenzamos a proponer diferentes opciones para mejorar la idea inicial. Finalmente llegamos a una conclusión más satisfactoria que la inicial (la última mariposa).

El alumno que estaba vinculado a dicha empresa no se presentó a final ese cuatrimestre, sino en diciembre del año pasado. Me contó que propuso ese sistema en la empresa y que en ese momento estaban implementando el sistema de incentivos que desarrollamos en clase.

La experiencia fue novedosa para mí. Pero puedo decirles que, aunque no siempre salga todo tan bien, vale la pena intentarlo.